h1

¿Innovación en la universidad?

01/10/2009
Sergey Brin y Larry Page fundaron google

Sergey Brin y Larry Page fundaron Google

Un artículo de Vivek Wadhwa en Techcrunch me lleva a reflexionar nuevamente sobre algo que pienso hace tiempo: existe una importante brecha entre las investigaciones que se realizan en las universidades y las empresas.

Vivek Wadhwa es un empresario que se convirtió en profesor (Universidad de Duck) e investigador (Universidad de Harvard), y su artículo se titula “Shooting for the Moon: How Universities Can Turn Innovation into Companies”
(algo así como “Ir a por todas: Cómo pueden las universidades convertir innovación en empresas“).

En este artículo explica cuáles son los motivos de esta brecha y ofrece sus propuestas para evitarla.

Los investigadores de los laboratorios universitarios encuentran un gran número de avances que pueden mejorar el mundo, pero la mayor parte de su trabajo nunca ve la luz del día. Apenas un 0,1% de las investigaciones científicas financiadas desembocan en una empresa comercial“. Y no es que las investigaciones resulten infructuosas en el 99,9% de las veces ni que en ese porcentaje sean las instituciones públicas las que utilizan la nueva tecnología sin necesidad de pasar por el circuito comercial.

Para impulsar nuestra economía, tenemos que cerrar esta brecha y mejorar el sistema de comercialización de las investigaciones procedentes de las universidades.

Y es que existen multitud de innovaciones atascadas en las trámites de patentes pendientes. Las oficinas de transferencia tecnológica tienen asignada la tarea de comercializar los resultados de las investigaciones, pero están dirigidas por burócratas que quieren garantizarse siempre el máximo beneficio y por eso hacen la vida muy complicada a quienes acuden a ellos con una innovación.

En el artículo se recomienda acudir a las universidades, conocerlas para poder llegar a las personas clave que pueden hacer que las cosas sucedan porque tienen el poder y los contactos (es decir, utilizar las puertas traseras), pero en este asunto hay muchas cosas que me parecen preocupantes:

  • Financiación: Se está gastando mucho dinero en investigaciones que no tienen un retorno comercial, con lo que puede haber cierta sensación de que las universidades son un saco roto donde se invierte mucho dinero pero de donde no se obtiene nada.
  • Innovación: La innovación existe, pero no proviene de la universidad, luego habrá que estudiar por qué se obtienen más resultados de una idea desarollada por chavales en un garaje que de equipos bien financiados y dedicados constantemente a investigar, supuestamente con tecnología vanguardista
  • Burocracia: En la universidad existen muchos talentos tanto en los laboratorios de investigación como en los clubes de estudiantes, y es preciso facilitarles la tarea de poner en práctica sus ideas con el soporte de la universidad.
  • Liderazgo: Al final, la universidad como tal no está liderando, no está a la vanguardia de los cambios que se producen en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Como caso curioso podemos hablar de Google, una idea de Sergey Brin y Larry Page en la que empezaron a trabajar en el ‘Digital Library Project‘ de la Universidad de Stanford. Cuando ya tenían un producto innovador informaron de la tecnología desarrollada a la ‘Office of Technology Licensing‘ (OTL) de la propia universidad, que se encargaría de ponerse en contacto con compañías de Internet que podían estar interesadas en Google.

Como las ofertas no les parecieron adecuadas (económicamente o por cómo se quiere continuar el proyecto), decidieron abandonar sus doctorados, salir de la universidad, y desarrollar su idea por su cuenta.

Su éxito forma ya parte de la historia.

Tal vez si la universidad hubiese negociado mejor con las compañías o hubiese apostado directamente por financiar e intentar retener una innovación como Google, ahora el éxito sería de Stanford, y Brin y Page no habrían tenido que dormir a medio metro de unos servidores pagados por los préstamos de sus familiares y amigos.

¿Cuantos Sergey Brin y Larry Page no encontraron financiación ni apoyo y sus innovaciones han terminado en una simple idea que jamás se desarrolló? ¿Realmente no podemos trabajar en la universidad por mejorar estas cuestiones? Creo que la universidad española lo necesita mucho.

Anuncios

One comment

  1. Correcto, pero falta agregar que los foros Universitarios mencionados y la atencion de los Fondos de Capital parecen ser introvertidos porque estan imposibilitados de abrirse e incorporar innovaciones desarrolladas fuera de la Universidad, e incluso lo declaran en sus lineamientos.
    Si te acercas a una Universidad, te topas con la burocracia, altos costos de experimentacion y poca responsabilidad asignada claramente a quien la pueda hacer valida.
    Asi es que ademas el modelo quita las posibilidades a las innovaciones fuera de la Universidad como si la experiencia no aportara valor.
    Ya no son tiempos de monomodelos por los cuales todo tiene que pasar siempre por los siglos de los siglos, hay que ver las particularidades de cada caso y valorarlas por la expriencia, tambien.
    Ahora son tiempos de colaboracion interdiciplinaria en diversos roles y responsabilidades de acuerdo a la evolucion. Sin tomar en cuenta la evolucion estariamos favoreciendo el estancamiento actual.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: