h1

El correo electrónico en la nube

30/10/2009
Cloud computing

Cloud computing

Hace unos días, Enrique Dans hablaba en Expansión de la seguridad o inseguridad de tener los datos en “la nube“. El cloud computing consiste en alojar en servidores remotos, de terceros, nuestros datos, nuestro trabajo o incluso nuestras aplicaciones. Esta manera de proceder, en claro auge últimamente, reduce costes, elimina pérdidas de datos, hace más accesible la información, entre otras grandes ventajas.

Este paradigma de utilización de internet se opone a la gestión propia en una organización de todas sus necesidades tecnológicas: servidores de aplicaciones, servidores web, de correo electrónico, almacenamiento de datos, políticas de backup, etc. Existen excelentes servidores de correo muy baratos (o gratuítos) que ofrecen todas las garantías de seguridad y privacidad necesarias para una organización. Más garantías en la mayoría de las ocasiones que la propia organización, generalmente más pequeña y por tanto más proclive a fallos en sus sistemas que pueden provocar pérdidas irremediables de datos.

Ayer pudimos leer vía menéame la noticia de que google ha ganado un concurso para proveer de correo electrónico a los funcionarios de Los Ángeles. Este hecho provocará a los ciudadanos de la ciudad un importante ahorro y en mi opinión una garantía de que los datos no se perderán. Personalmente confío más en la seguridad de los datos de google que en los de cualquier administración.

No obstante, hay muchas personas que por distintos motivos son reticentes a alejar físicamente sus datos de sí mismos o de sus propios equipos, aunque no tengan planes de cotingencia o grandes medidas de seguridad. Parece que “la nube” es algo etéreo, que puede desviarse, cambiar o desaparecer sin que podamos hacer nada al respecto, como si de una nube real se tratase. La nube no es más que una interconexión, la nube es internet, y en la red hay cosas etéreas, mutables, poco fiables, dañinas o erróneas; pero también hay cosas estables, corretas, seguras y confiables. Como en el mundo real, en el mundo físico, donde hay bancos buenos y bancos malos, tiendas buenas y tiendas malas, El Corte Inglés y bazares chinos con productos de dudosa calidad. Simplemente hay que saber elegir dónde comprar o dónde depositar nuestro dinero.

Lo que más me preocupa a mí es que el ritmo que lleva la tecnología en la creación de servicios, la velocidad en la innovación, es mucho más rápida que nuestra legislación, y corremos el riesgo de impedir a las empresas el ahorro de costes, el aumento de la difusión o la creación de nuevos servicios profesionales si no estamos muy atentos para modificar unas leyes que en su gran mayoría se diseñaron para un mundo muy distinto al actual (¿Quién podía pensar que para enviar una nota al compañero de la mesa de enfrente, ésta iba a pasar necesariamente por media Europa y por Estados Unidos antes de llegar a su destino, medio segundo más tarde?)

A este respecto escribió hace ya unos meses Javier Maestre, director del Bufet Almeida en Madrid, con quien tuve la suerte de poder charlar largo y tendido hace tiempo en unas conferecias en La Coruña. En un artículo publicado en enero, y titulado “El cuento de la lechera 2.0” imaginaba una situación hipotética en la que una pequeña empresa pasaba de tener sus propios servidores de correo a utilizar las herramientas que le proporcionaba google, y cómo podía tener problemas con la CMT o la AEPD, por no ajustarse a la legislación vigente.

Este artículo tuvo una respuesta inmediata por parte de google, que quiso matizar o quitarle ese halo hipotético, indicando que su compañía cumple con todos los requisitos legales pertinentes para ofertar los servicios que ofrece a sus clientes. La respuesta llevaba el acertado título de “No es un cuento 2.0”.

No obstante, sirva el ejemplo para ilustrar el modo en que las empresas tienden a ir acercándose a la externalización de los sistemas que no es necesario que mantengan ellos mismos y cómo la administración puede ser un obstáculo que hay que vencer.

Anuncios

3 comentarios

  1. Hola,
    Antes que nada enhorabuena por tu blog, tus artículos me parecen muy interesantes.
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en este artículo. Creo que siempre pasa igual, los avances sociales, tecnológicos, etc. siempre van a ir por delante de nuestras propias leyes. El mayor problema que veo yo es que esta inercia creo que será muy difícil de cambiar.
    Saludos
    Pablo


  2. […] La nube de Google, que nos permite tener entre otros servicios, hojas de cálculo on-line y el correo de gmail de forma totalmente deslocalizada, las nube de Microsoft o de Amazon deberían en el […]


  3. […] autenticación electrónica, especialmente la firma electrónica o el DNI electrónico, e incluso a aprovechar las oportunidades del “cloud […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: