Archive for the ‘Innovación’ Category

h1

¡Emprendamos!

13/08/2010
Emprendedor

Una startup suele desarrollar una idea innovadora

En un país con un dramático 43% de paro juvenil, emprender no es una opción, es una obligación. Hasta ahora, muchos de los que pensaban montar su propio negocio terminaban abandonando el proyecto por las dificultades que encontraban en el camino y la relativa facilidad de conseguir un trabajo (sobre todo en el sector tecnológico). Las dificultades ahora son las mismas, pero el panorama alternativo es infinitamente peor.

El año pasado solo había una startup española entre las 50 mejores seleccionadas por Business Week (FON, de Martin Varsavsky), y hace unos días, la siguiente que podía aparecer en la lista, Tuenti, ha sido vendida a Telefónica, dejando de ser un proyecto propiedad de sus impulsores.

En España nunca ha existido una mentalidad emprendedora aunque algunos empresarios españoles hayan nadado contracorriente y hayan logrado importantes éxitos. La tradición española es buscar un puesto de trabajo seguro y no arriesgarse embarcándose en historias con gran incertidumbre. Esta mentalidad que parece que la crisis está cambiando aunque solo en parte, no modifica los problemas a los que se enfrenta quien tiene una idea que puede convertirse en un negocio exitoso que son, entre otros, los siguientes:

  • Financiación: Es dificil conseguir el soporte económico de una idea. Los jóvenes emprendedores recurren al sistema de friends & family para compensar la falta de financiación bancaria en la situación actual.
  • Tramitación y burocracia: Según el Banco Mundial, España es el país desarrollado en el que más se tarda en abrir una empresa. Eso desespera a cualquiera. Hace falta mucho esfuerzo por parte de la administración simplificar de forma radical la tramitación, para reducir los impuestos y las tasas, y para explicar los mecanismos que tiene para facilitar esta tarea. En especial, potenciar el uso de CIRCE para la creación de empresas de forma sencilla por internet.
  • Mercado laboral: En un mercado rígido, los emprendedores pueden sufrir pavor a contratar a las personas que necesitan para hacer crecer su incipiente negocio. Es importante hacerles perder ese miedo, flexibilizar el mercado para fomentar la creación de empleo.
  • Hipertrofia legislativa: El modelo de la administración en España, con sus tres niveles (local, autonómico y central), provoca que el Estado sufra de una hipertrofia legislativa que hace absolutamente incomprensible el marco legal y por lo tanto genera más incertidumbre. Los emprendedores no saben qué es lo que pueden o no pueden hacer. No saben si deben pedir permiso ni a quién deben hacerlo. Es importante reducir y aclarar el marco normativo.
  • Dependencia y condiciones en las subvenciones: Los ayuntamientos y las comunidades autónomas establecen subvenciones para jóvenes emprendedores, pero en muchas ocasiones las subvenciones incluyen unas condiciones que limitan la creación o el crecimiento del negocio: obligatoriedad de utilizar una lengua concreta, de ubicar la oficina en un lugar preestablecido, etc.

Pero desde luego, no es momento para lamentarse sino para buscar soluciones. Estamos formados y tenemos ideas. Quitémonos los complejos, orientemos el negocio y asumamos los riesgos. ¡Emprendamos!

h1

Conferencias europeas sobre indentidad electrónica y seguridad en la nube

24/03/2010
European association for e-identity and security

European association for e-identity and security

Hace unos días se celebró en Bruselas la conferencia de 2010 sobre interoperabilidad de la e-identidad en Europa, organizada por la european association for e-identity and security, de la que es miembro nuestro Ministerio de Trabajo e Inmigración.

Esta asociación se fundó en 1987 para promover la colaboración a nivel europeo en los aspectos técnicos y de negocio de las TIC.

La intención de esta conferencia era explorar cómo se está desarrollando esta interoperabilidad, y las implicaciones que tiene para gobiernos, empresas y ciudadanos, y debería servir también para preparar la conferencia europea de gestión de e-Identidad que tendrá lugar en Londes los próximos 9 y 10 de junio, que incluirá:

  • Gestión de identidad
  • Proteger la identidad
  • Tarjetas de e-identidad
  • Arquitectura orientada a servicios SOA
  • e-identidad móvil

Esta misma asociación organiza Utrecht (Holanda) para el 14 de abril una interesante conferencia sobre seguridad en la nube (PDF), donde se discutirá sobre cumplimiento y seguridad, aspectos legales, adaptación al sector financiero, y donde se darán las pautas sobre lo necesario para una colaboración segura en la nube, además de mostrar ejemplos de iniciativas basadas en la nube.

h1

Futuro, propiedad intelectual y administración electrónica

22/03/2010
Vinton Cerf

Vinton Cerf

Vinton Cerf, considerado uno de los padres de internet por trabajar en el desarrollo de los protocolos de comunicaciones que hicieron posible la Red, ha escrito el prólogo de “Todo va a cambiar”, el libro que acaba de publicar Enrique Dans.

En este prólogo, el actual vicepresidente de Google, y presidente del ICANN, reflexiona sobre la futura interconexión de varias de las nubes que conocemos y con las que empezamos a trabajar mediante cloud computing. La nube de Google, que nos permite tener entre otros servicios, hojas de cálculo on-line y el correo de gmail de forma totalmente deslocalizada, las nube de Microsoft o de Amazon deberían en el futuro poder interconectarse, tal y como se conectaron distintas organizaciones en los albores de internet, produciendo una sinergia tal que cambió para siempre la forma en que la humanidad se comunicaba.

La incorporación a las redes de datos de la telefonía móvil, los retos para la publicidad on-line o la gestión y publicación de contenidos en la red son también objeto de reflexión para Certf, que da la razón al subtítulo del libro: “adaptarse o desaparecer”.

Es precisamente este subtítulo el que me provoca dos pensamientos rápidos: uno por la actualidad y otro por la profesión.

Respecto a la actualidad, y teniendo en cuenta las últimas novedades legislativas aprobadas en el Consejo de Ministros del pasado viernes, solo puedo reafirmarme en la opinión de que el mercado de los contenidos en Internet debe encontrar un nuevo modelo de negocio. Las empresas relacionadas están cláramente buscando la tecla que les permita relacionarse de un modo amistoso con sus clientes y obtener un rédito económico importante. Unos periódicos buscan modelos de pago por contenidos mediante sistemas de valor añadido, mejorando la disponibilidad de la información en todos los soportes imaginables, la ausencia de publicidad en versiones de pago, etc. Otros diarios apuestan por continuar la política de información gratuíta y abierta, a cambio de publicidad, y siguen investigando en el mejor modo de centrar el target para enviar a cada usuario la publicidad que pueda ser más efectiva. Algunas editoriales (pocas) ya disponen de una colección de títulos disponibles para e-book a un precio razonable, aunque la mayoría han aprovechado para incrementar significativamente sus márgenes, vendiendo al mismo precio el libro en papel (con sus gastos de impresión, distribución, venta en tienda física, etc.) que el electrónico, cuya copia tiene coste cero.

Por otro lado tenemos a las entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual, desastrosamente asesoradas, decididas a poner puertas al campo, a mear contra el viento y a continuar con su arcaico modelo de negocio, basado en remuneración por copia, ignorando la revolución que internet ha traído, donde la copia no vale absolutamente nada. Estas entidades, como dice Enrique, deben “adaptarse o desaparecer”. O encuentran una forma de defender sus derechos que no implique saltarse a los jueces e insultar a sus clientes, o no les quedará negocio que defender.

En lo profesional, cada vez que leo a un gurú hablando de las últimas novedades, o intuyendo hacia dónde se mueve la tecnología o los servicios más punteros, no dejo de pensar que la administración circula en el vagón de cola de esta tecnología. Corrijo. Algunas administraciones ni siquiera viajan en el tren, pero las que lo hacen, lo hacen en el vagón de cola, que sufre las embestidas más fuertes en cada curva y está menos preparado que quienes lideran el convoy.

La administración es ajena a las tendencias en la web, utiliza estándares antiguos, desarrolla servicios obsoletos y no se deja asesorar por quienes pueden hacerle avanzar varios puestos en la carrera por la interacción personal y amistosa con los ciudadanos.

Es cierto que cada paso, cada servico puesto a disposición de todos, se percibe como un éxito y provoca que cada vez más personas apuesten por la tecnología en la administración, convenciendo a los más contrarios o desconfiados, y dando razones para acercarse a ella a quienes nunca pensaron que lo harían.

Más políticos con perfiles o conocimientos técnicos permitirían dar un impulso real a la I+D+i (¡innovación!) española, y desarrollar una administración realmente cercana a los ciudadanos.

h1

Productividad en épocas de crisis

29/01/2010

ProductividadEn épocas de crisis todos debemos tratar de mirarnos a nosotros mismos con objetividad para darnos cuenta de nuestros defectos e intentar mejorarlos ya que, cuando las empresas aprietan a los empleados para ganar rentabilidad desesperadamente, los clientes aprietan a las empresas porque no pueden pagar como lo estaban haciendo, y entre los propios países también se tensan las relaciones comerciales, nos encontramos en un escenario de competencia muy exigente y es importante ser comparativamente mejor que los demás para no perder tu trabajo.

Es bien conocido que la productividad española es la más baja de Europa (solo por detrás de Italia). En la última semana hemos conocido la noticia engañosa de que la productividad española estaba mejorando. Esta noticia no tiene que ver con las necesarias mejoras estructurales en la organización del trabajo sino simple y llanamente con que se ha despedido a mucha gente y el trabajo sigue saliendo.

Este hecho, el estado del empleo en este país, y nuestra experiencia en negocios internacionales, debería llevarnos a varias reflexiones:

  • Compromiso: En España no tenemos interiorizado el trabajo como un resultado que debemos obtener en un tiempo (con lo que mejorar el resultado o mejorar el tiempo es lo que mejora el trabajo), sino que pensamos en el trabajo como el tiempo que debemos estar haciendo lo que nos indica un responsable, sin sentirnos vinculados a los objetivos de la empresa.
  • Participación y comunicación: En una organización jerarquizada, en los escalones inferiores se ven los problemas y en los superiores las estadísticas. Es importante conocer y reportar los problemas para que las estadísticas y los números mejoren. Creo que en España ocurre que quien ocupa los peldaños superiores no cuenta con los de abajo y no les escucha, y viceversa: los que ocupan los peldaños inferiores no sienten la necesidad de reportar sus inquietudes sobre los problemas que no lo son directamente para ellos. Esto provoca una dificultad muy importante a la hora de tratar de mejorar los procesos productivos, ya que se realizan de forma vertical, teórica e impuesta en lugar de realizarlos de forma colaborativa, empírica y pactada.
  • Idioma: En España se enseña inglés de una forma terrible. Con insufribles clases teóricas impartidas por profesores que no conocen suficientemente el idioma. Si bien es cierto que los profesores de idiomas cada vez son mejores, los métodos no se actualizan. En otros países de nuestro entorno es impensable que quienes ocupan ciertos puestos no hablen inglés de forma fluída y natural. Esta barrera idiomática nos aisla, impidiendo abrirnos a Europa y al resto del mundo, donde nos ven como un lugar donde establecer una política de offshoring en lugar de contar con nosotros como socios.
  • I+D+i: A pesar de contar con innumerables universidades e investigadores en España, el número de patentes es muy pequeño. Una gran empresa americana presenta tantas patentes en un año como todas las universidades españolas en varios cursos. Esto nos indica que, o bien no estamos destinando los suficientes recursos a la investigación, o bien no los empleamos correctamente. O bien ambas. Yo me inclino a pensar que no tenemos cultura innovadora sostenible. Quiero decir que no sacamos productos tras la investigación y el desarrollo que sean realmente innovadores y que además tengan un reflejo comercial posterior. Sobre todo esto último. Quizás nos quedamos en el prototipo, quizás nos quedamos en las intenciones, quizás toda la innovación española lleve un condicional como estigma:  “esto podría mejorar la eficiencia de los motores”, “esta propuesta podría llevar agua a zonas con problemas de abastecimiento”, etc., en lugar de un contundente: “ha logrado”, “ha vendido” o “se ha convertido en”, que son, por cierto, las cosas que pasan cuando se presenta, por ejemplo, un producto de apple.

Hagamos que las empresas funcionen como equipos, mejoremos la educación con idiomas bien enseñados, motivemos a los empleados haciéndoles partícipes de los logros o fracasos de las compañías, orientemos las universidades hacia los resultados, hacia la innovación que sirva, que se utilice y que se pueda vender, y tendremos organizaciones competitivas, productivas y actractivas.

h1

Tendencias en la web

02/11/2009
Mapa de tendencias

Mapa de tendencias

La semana pasada vimos cómo otro proyecto de noticias en internet echaba el cierre. Soitu se despedía ya que no había conseguido entrar en beneficios y supgono que el socio de referencia (BBVA) estimó que era improbable que lo hiciese en el futuro. El caso es que en sus últimos días ha tenido un importante aluvión de visitas. Ya se sabe que a los internautas les gusta tener un mundo de posibilidades, y si algo va a desaparecer, quieren saber qué es lo que se van a perder.

Una de las cosas que podríamos habernos perdido es la referencia a ReadWriteWeb en la que nos revelan las cinco tendencias más importantes en la web de hoy:

  1. Datos estructurados o web semántica: la web está actualmente compuesta de más documentos. La capacidad de tratarlos de forma masiva da lugar a más inteligencia.
  2. Tiempo real: esta nueva forma de comunicación inmediata y pública está asociada a un gráfico social y a un “modelo implícito de federación”.
  3. Personalización: ya no se trata realmente de elegir los colores de una página. Lo que cuenta hoy es poner a punto filtros y recomendaciones, los servicios que permiten recibir y encontrar lo que queremos.
  4. Web móvil / realidad aumentada: su tremendo crecimiento impone la web móvil como una de las tendencias más fuertes. Se trata de la capacidad de añadir capas de información para hacer más inteligible y aprovechable el mundo en el que nos movemos.
  5. La internet de las cosas: es la de los objetos conectados a la red y por tanto capaces de interactuar. Entre las tecnologías que lo constituyen están los chips RFID (radio frequency identification), los receptores y los teléfonos inteligentes.
h1

El correo electrónico en la nube

30/10/2009
Cloud computing

Cloud computing

Hace unos días, Enrique Dans hablaba en Expansión de la seguridad o inseguridad de tener los datos en “la nube“. El cloud computing consiste en alojar en servidores remotos, de terceros, nuestros datos, nuestro trabajo o incluso nuestras aplicaciones. Esta manera de proceder, en claro auge últimamente, reduce costes, elimina pérdidas de datos, hace más accesible la información, entre otras grandes ventajas.

Este paradigma de utilización de internet se opone a la gestión propia en una organización de todas sus necesidades tecnológicas: servidores de aplicaciones, servidores web, de correo electrónico, almacenamiento de datos, políticas de backup, etc. Existen excelentes servidores de correo muy baratos (o gratuítos) que ofrecen todas las garantías de seguridad y privacidad necesarias para una organización. Más garantías en la mayoría de las ocasiones que la propia organización, generalmente más pequeña y por tanto más proclive a fallos en sus sistemas que pueden provocar pérdidas irremediables de datos.

Ayer pudimos leer vía menéame la noticia de que google ha ganado un concurso para proveer de correo electrónico a los funcionarios de Los Ángeles. Este hecho provocará a los ciudadanos de la ciudad un importante ahorro y en mi opinión una garantía de que los datos no se perderán. Personalmente confío más en la seguridad de los datos de google que en los de cualquier administración.

No obstante, hay muchas personas que por distintos motivos son reticentes a alejar físicamente sus datos de sí mismos o de sus propios equipos, aunque no tengan planes de cotingencia o grandes medidas de seguridad. Parece que “la nube” es algo etéreo, que puede desviarse, cambiar o desaparecer sin que podamos hacer nada al respecto, como si de una nube real se tratase. La nube no es más que una interconexión, la nube es internet, y en la red hay cosas etéreas, mutables, poco fiables, dañinas o erróneas; pero también hay cosas estables, corretas, seguras y confiables. Como en el mundo real, en el mundo físico, donde hay bancos buenos y bancos malos, tiendas buenas y tiendas malas, El Corte Inglés y bazares chinos con productos de dudosa calidad. Simplemente hay que saber elegir dónde comprar o dónde depositar nuestro dinero.

Lo que más me preocupa a mí es que el ritmo que lleva la tecnología en la creación de servicios, la velocidad en la innovación, es mucho más rápida que nuestra legislación, y corremos el riesgo de impedir a las empresas el ahorro de costes, el aumento de la difusión o la creación de nuevos servicios profesionales si no estamos muy atentos para modificar unas leyes que en su gran mayoría se diseñaron para un mundo muy distinto al actual (¿Quién podía pensar que para enviar una nota al compañero de la mesa de enfrente, ésta iba a pasar necesariamente por media Europa y por Estados Unidos antes de llegar a su destino, medio segundo más tarde?)

A este respecto escribió hace ya unos meses Javier Maestre, director del Bufet Almeida en Madrid, con quien tuve la suerte de poder charlar largo y tendido hace tiempo en unas conferecias en La Coruña. En un artículo publicado en enero, y titulado “El cuento de la lechera 2.0” imaginaba una situación hipotética en la que una pequeña empresa pasaba de tener sus propios servidores de correo a utilizar las herramientas que le proporcionaba google, y cómo podía tener problemas con la CMT o la AEPD, por no ajustarse a la legislación vigente.

Este artículo tuvo una respuesta inmediata por parte de google, que quiso matizar o quitarle ese halo hipotético, indicando que su compañía cumple con todos los requisitos legales pertinentes para ofertar los servicios que ofrece a sus clientes. La respuesta llevaba el acertado título de “No es un cuento 2.0”.

No obstante, sirva el ejemplo para ilustrar el modo en que las empresas tienden a ir acercándose a la externalización de los sistemas que no es necesario que mantengan ellos mismos y cómo la administración puede ser un obstáculo que hay que vencer.

h1

¿Innovación en la universidad?

01/10/2009
Sergey Brin y Larry Page fundaron google

Sergey Brin y Larry Page fundaron Google

Un artículo de Vivek Wadhwa en Techcrunch me lleva a reflexionar nuevamente sobre algo que pienso hace tiempo: existe una importante brecha entre las investigaciones que se realizan en las universidades y las empresas.

Vivek Wadhwa es un empresario que se convirtió en profesor (Universidad de Duck) e investigador (Universidad de Harvard), y su artículo se titula “Shooting for the Moon: How Universities Can Turn Innovation into Companies”
(algo así como “Ir a por todas: Cómo pueden las universidades convertir innovación en empresas“).

En este artículo explica cuáles son los motivos de esta brecha y ofrece sus propuestas para evitarla.

Los investigadores de los laboratorios universitarios encuentran un gran número de avances que pueden mejorar el mundo, pero la mayor parte de su trabajo nunca ve la luz del día. Apenas un 0,1% de las investigaciones científicas financiadas desembocan en una empresa comercial“. Y no es que las investigaciones resulten infructuosas en el 99,9% de las veces ni que en ese porcentaje sean las instituciones públicas las que utilizan la nueva tecnología sin necesidad de pasar por el circuito comercial.

Para impulsar nuestra economía, tenemos que cerrar esta brecha y mejorar el sistema de comercialización de las investigaciones procedentes de las universidades.

Y es que existen multitud de innovaciones atascadas en las trámites de patentes pendientes. Las oficinas de transferencia tecnológica tienen asignada la tarea de comercializar los resultados de las investigaciones, pero están dirigidas por burócratas que quieren garantizarse siempre el máximo beneficio y por eso hacen la vida muy complicada a quienes acuden a ellos con una innovación.

En el artículo se recomienda acudir a las universidades, conocerlas para poder llegar a las personas clave que pueden hacer que las cosas sucedan porque tienen el poder y los contactos (es decir, utilizar las puertas traseras), pero en este asunto hay muchas cosas que me parecen preocupantes:

  • Financiación: Se está gastando mucho dinero en investigaciones que no tienen un retorno comercial, con lo que puede haber cierta sensación de que las universidades son un saco roto donde se invierte mucho dinero pero de donde no se obtiene nada.
  • Innovación: La innovación existe, pero no proviene de la universidad, luego habrá que estudiar por qué se obtienen más resultados de una idea desarollada por chavales en un garaje que de equipos bien financiados y dedicados constantemente a investigar, supuestamente con tecnología vanguardista
  • Burocracia: En la universidad existen muchos talentos tanto en los laboratorios de investigación como en los clubes de estudiantes, y es preciso facilitarles la tarea de poner en práctica sus ideas con el soporte de la universidad.
  • Liderazgo: Al final, la universidad como tal no está liderando, no está a la vanguardia de los cambios que se producen en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Como caso curioso podemos hablar de Google, una idea de Sergey Brin y Larry Page en la que empezaron a trabajar en el ‘Digital Library Project‘ de la Universidad de Stanford. Cuando ya tenían un producto innovador informaron de la tecnología desarrollada a la ‘Office of Technology Licensing‘ (OTL) de la propia universidad, que se encargaría de ponerse en contacto con compañías de Internet que podían estar interesadas en Google.

Como las ofertas no les parecieron adecuadas (económicamente o por cómo se quiere continuar el proyecto), decidieron abandonar sus doctorados, salir de la universidad, y desarrollar su idea por su cuenta.

Su éxito forma ya parte de la historia.

Tal vez si la universidad hubiese negociado mejor con las compañías o hubiese apostado directamente por financiar e intentar retener una innovación como Google, ahora el éxito sería de Stanford, y Brin y Page no habrían tenido que dormir a medio metro de unos servidores pagados por los préstamos de sus familiares y amigos.

¿Cuantos Sergey Brin y Larry Page no encontraron financiación ni apoyo y sus innovaciones han terminado en una simple idea que jamás se desarrolló? ¿Realmente no podemos trabajar en la universidad por mejorar estas cuestiones? Creo que la universidad española lo necesita mucho.